Servicio Español (Semana Pasada)

Síganos con el último mensaje de nuestro servicio en español.

La Economía Del Espíritu Santo Pt 3

Resumen:

Recordemos que la palabra “economía” en griego es “oikonomia” que significa – primordialmente la administración de una casa, el manejo de una casa, el arreglo y la distribución de Sus riquezas y propiedades. 


Versos Clave:

1 Timoteo 1:3-7 RVR95

Como te rogué que te quedaras en Éfeso cuando fui a Macedonia, para que mandaras a algunos que no enseñen diferente doctrina ni presten atención a fábulas y genealogías interminables (que acarrean discusiones más bien que edificación de Dios, que es por fe), así te encargo ahora. El propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, de buena conciencia y fe no fingida. Algunos, desviándose de esto, se perdieron en vana palabrería. Pretenden ser doctores de la Ley, cuando no entienden ni lo que hablan ni lo que afirman.


Romanos 12:6-8 RVR95

Tenemos, pues, diferentes dones, según la gracia que nos es dada: el que tiene el don de profecía, úselo conforme a la medida de la fe; el de servicio, en servir; el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con generosidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

Hay tres elementos básicos y necesarios para ministrar nuestros dones a los miembros del cuerpo de Cristo (I Pedro 4:10). 


1. La Vocación

  • Vocación – tiene que ver con el “llamamiento” y la “unción” divina para ejercer el don espiritual en el cuerpo de Jesucristo {la iglesia}. 


  • Los dones del Espíritu son visto - como una manifestación del poder de Dios, y lo es, pero me gustaría que lo viéramos también como una manifestación de la “compasión” de Dios. 


  • Jesús quien es la imagen perfecta y la representación exacta del Padre, nos dio un modelo a seguir de humildad y de compasión cuando fue ungido por el Espíritu Santo para ministrar sus dones a los necesitados (Lucas 4:18-19).                                                         


2. La Aptitud

  • La aptitud – tiene que ver con la capacidad y habilidad del don para servir o ministrar a los miembros del cuerpo del Señor {la iglesia}. 


3. La Actitud

  • La actitud – tiene que ver con la disposición de servir y obedecer para ministrar los dones con “empatía, compasión y gozo” a las necesidades de los miembros del cuerpo del Señor {la iglesia}. 

Dios en Su economía ha dispensado Su promesa del “don” de la persona del Espíritu Santo, quien a su vez ha dispensado en nosotros dones espirituales de motivación (Romanos 12:6-8); de manifestación (I Corintios 12:7-10); y ministeriales (Efesios 4:11).  


  • Los dones espirituales - están relacionados con el poder de producir en nosotros el “querer” y el “hacer”, para llevar acabo Su voluntad en la iglesia local y en el mundo (Filipenses 2:12-13). 


  • Los dones espirituales son - un regalo, un oficio, una dotación y una facultad espiritual y milagrosa, conferida por la gracia de Dios que no se merece, no se puede comprar y que sólo se puede recibir para ministrarlos con el fin de hacer crecer, madurar y edificar el cuerpo del Señor Jesucristo {iglesia}.


  • Para que el don pueda ser expresado en una forma saludable y efectiva – debe ser expresado por medio del “amor”, que es el “camino más excelente” y con el “fruto del Espíritu” (Romanos 12:9-10; I Corintios 12:31; 13; 14:1; Galatas 5:22-23). 

Los Dones Motivacionales (Romanos 12:6-8). 


1. Don de “Servicio”

  • {Diakonia}, con la misma función del diacono {Diakonia} y en relacionado al don de ayuda (Hechos 6:1-4; Romanos 12:6; I Corintios 12:28).


  • El don de servicio, diaconado y ayuda – se refiere a auxiliar a alguien en la realización de su ministerio, y en adelantar la empresa de Dios (Hechos 12:12; Marcos 14:51-52; Colosenses 4:10; II Timoteo 1:16-18; 4:11). 

CONCLUSIÓN

 

  • El llamado a servir – nos parece que no podemos realizarlos porque pensamos que estamos muy ocupado y que no nos queda tiempo para nada mas pero, ¿qué haremos con el llamado de Dios a servir? 


  • El servir – para algunos es un sacrificio demasiado grande y otros dicen yo puedo cooperar en mi tiempo y cuando quiera, y ¿qué haremos con el llamado de Dios a servir?


  • Concluyo con un anécdota de un granjero: Se acercó al Gallinero y al corar de los Cerdos, y le hizo una invitación a contribuir para un desayuno que sería de jamón y huevos. La gallina respondió - claro que si para mí sería un honor el poder contribuir con el desayuno. El cerdo después de escuchar a la gallina, pensó y dijo para sí - claro que para ella es un honor si es sólo una contribución, pero para mí es un total sacrificio.