Servicio Español

Síganos con el último mensaje de nuestro servicio en español.

La Calidad De Vida Depende De Nuestra Manera De Hablar Pt. 3

Resumen:

Hemos hecho esta pregunta por todos estos domingos pasado, ¿de dónde procede nuestra manera de hablar? 


Hemos contestado que nuestra manera de hablar depende de lo que se esté llenando nuestro corazón (Lucas 6:45). 


Las palabras solamente son vehículos que trasmiten - lo que está en la mente y el corazón de una persona. Si lo que está en la mente y el corazón de la persona es – cosa buena hablará cosas buenas y se es malo hablará cosas malas.  


Verso Clave: Proverbios 18:20-21 RVR95

Del fruto de la boca del hombre se llena su vientre; se sacia del producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de la lengua; el que la ama, comerá de sus frutos.

Yo creo que todos pensamos que debemos hablar con honestidad y con libertad, y creo también que debemos reducir las aparentes bromas. 


Y es cierto, que toda persona debe hablar siempre con honestidad y libertad, pero teniendo tacto. 


El término “libre” se usa muchas de las veces en el sentido sin costo, ¿acaso podemos usar palabras descuidadas sin que estas nos cueste algo? 


No. No existe tal cosa como la expresión - “libre de costo alguno”. Pero también existe otra expresión que dice: “Estaba bromeando” (Proverbios 26:18-19). 

El pecado siempre nos desconecta de Dios (Isaías 59:1-3).


Este pasaje trata de lo que afecta nuestra relación {intimidad} con el Padre y que nos desconecta de Él.  Entonces lo que Isaías nos está diciendo es – si nos encontramos desconectado e separado de Dios, no es la culpa de Él, sino como “obramos y hablamos”.  


Las palabras son importantes, porque ellas no salen al aire y se evaporan, sino que tienen un “peso espiritual”. 


Ahora, David con su experiencia nos aconseja en relación a su hablar (Salmo 39:1; 141:3). 


Siete pecados que aborrecible y abominable para el Señor. 


David sabía por experiencia que podía pecar con sus palabras y obviamente le trasmitió a su hijo Salomón este conocimiento, y le aconsejo de las siete cosas que el Señor “aborrece y abomina” (Proverbios 6:16-19).


Es interesante que de la lista de siete cosas que aborrece y abomina el Señor, tres de ellas son pecado de la boca. 

Los pecados de la boca son variados. 


#1) La Mentira {decir cosas no ciertas} (Proverbios 12:22). 


  • La palabra abominación en hebreo es “to’ebah” – se refiere algo totalmente “detestable” {aborrecer – odiar y amar menos}.   


Ahora, ¿por qué es detestable y aborrecible para Dios la mentira? 

  • Porque es lo opuesto a lo que Dios es. Él es “Verdad”. También porque el Padre de la mentira es Satanás (Juan 8:44). Mentir es - como movernos del lado de Dios, para ir y estar del lado de Satanás. 

#2) Discordia- El que siembra discordia entre hermanos {provocar división}. 


  • El que siembra discordia y división - es una persona mala, depravada, y perversa, pero atraerá calamidad a su vida (Proverbios 6:12-15; Tito 3:10-11). 

#3) El Chismes 


  • El chismoso es – alguien que habitualmente esparce rumores o hechos privados sean cierto o no (Proverbios 16:28; 18:8; 20:19; I Timoteo 5:13).  

#4) Calumnia - El ser testigo falso


  • Se participa de la calumnia – cuando comunicamos información negativa que hemos escuchado, pero sin estar seguros si es verdad. 

#5) Usar el nombre de Dios en vano (Éxodo 20:7).


  • Para los hebreos un nombre era – una representación simbólica del carácter de una persona. Unos de los principales significados de la palabra vano es – hacer algo para beneficio personal.


  • Blasfemar es – hablar mal de alguien. En griego hay cinco raíces que se traducen por – blasfemar, injuriar, calumniar, vituperar, disfamar. 


  • Blasfemar el nombre de Dios es – hablar con lenguaje obsceno, grosero, irreverente, irónicamente, sin respeto y con falso juramento. Hacer falso juramento usando el nombre de Dios es – tomar a Dios por testigo de algo que se afirma siendo una mentira. También es decir - “Dios me dijo” (Mateo 5:33-35).

#6) Pronunciar maldiciones en lugar de bendición (Romanos 3:13-14;). 


  • También maldecir - se refiere al acto de pronunciar lenguaje “profano y obsceno” – en buen español es decir “palabrotas”} (Efesios 4:29; 5:4; colosenses 3:8).  


  • La palabra de Dios enseña – que aquellos que prefieren decir maldiciones en lugar de bendiciones tendrán más de lo primero {maldiciones}, y muy poco de lo segundo {bendiciones}.  


  • Maldecir está relacionado a “calumniar” – y que a mi comprender se desata un fin de muerte y condenación (Salmo 109:17-20; Proverbios 18:20 -21). 


  • Cuando hablamos con maldición a otros o a algo – y también a sí mismo, a los hijos, al matrimonio, finanzas, el trabajo, etc..

CONCLUSIÓN


Concluyo con la advertencia del Señor Jesús en, (Mateo 12:36-37). 


Estamos estudiando el valor y el poder de las palabras.


Quizás yo no conozca el valor de una palabra, pero para Dios una palabra tiene tanto valor que parece que Él la graba para el día de juicio. ¿No me pregunte como lo hace?  Lo que a mí me interesa es saber que tenga un “mecanismo” que lo pueda borrar. 


¿Cómo Dios lo borra?  


Debido a Su amor y a Su gracia nos da el perdón judicial y no se acuerda más de nuestro pecados(Isaías 43:25)  


Después de recibir nuestro perdón judicial de Dios, pasamos hacer Sus hijos y parte de Su familia y Él nuestro Padre. 


Nuestra verdad es que vivimos con la posibilidad de pecar y cuándo pecamos podemos confesar nuestros pecados, incluyendo los de la boca, éstos son perdonados, limpiados y borrados (I Juan 1:9).