Servicio Español

Síganos con el último mensaje de nuestro servicio en español.

La Economía Del Espíritu Santo Pt 4

Resumen:

I Pedro 4:10 - Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como “buenos administradores” de la multiforme gracia de Dios.


Versos Clave:

1 Romanos 12:6-8 RVR95

Como te rogué que te quedaras en Éfeso cuando fui a Macedonia, para que mandaras a algunos que no enseñen diferente doctrina ni presten atención a fábulas y genealogías interminables (que acarrean discusiones más bien que edificación de Dios, que es por fe), así te encargo ahora. El propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, de buena conciencia y fe no fingida. Algunos, desviándose de esto, se perdieron en vana palabrería. Pretenden ser doctores de la Ley, cuando no entienden ni lo que hablan ni lo que afirman.


Romanos 12:6-8 RVR95

Tenemos, pues, diferentes dones, según la gracia que nos es dada: el que tiene el don de profecía, úselo conforme a la medida de la fe; el de servicio, en servir; el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con generosidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

Dios en Su economía o Su empresa ha dispensado Su promesa del “don” de la persona del Espíritu Santo (Hechos 2:38), quien Él a su vez se ha dispensado en nosotros dándonos dones espirituales de “motivación” {ayuda y servicio} (Romanos 12:6-8); de “manifestación” {poder} (I Corintios 12:7-10); y “ministeriales” {dirección} (Efesios 4:11).  

Para que el don pueda ser expresado en una forma saludable y efectiva – debe ser expresado por medio del “amor de Dios {camino más excelente, I Corintios 12:31}, y en el fruto del Espíritu” (Galatas 5:22-23). 


Cuando expresamos los dones espirituales en el fruto del Espíritu – se hace en humildad, en honestidad, en igualdad y en respeto a los demás miembros del cuerpo, entonces lo hacemos sin tener un alto concepto de sí mismo (Romanos 12:4-5).  


Los dones del Espíritu además de ser una manifestación de Su compasión, son: El poder de Cristo, pero el fruto del Espíritu es Su carácter {ver en la actitud que debemos manifestarlos} (Romanos 12:4-5).  

Estamos estudiando los dones motivacionales (Romanos 12:6-8). 


1. El don de “servicio” {Diakonia}


  • Con la misma función del diacono {Diakonia} y relacionado al don de ayuda (Hechos 6:1-4; Romanos 12:7; I Corintios 12:28).

2. El don de “profecía” (Romanos 12:6).


Tres razones porque el don del profeta y de profecía en el Nuevo Testamento es diferente del Antiguo Testamento (Efesios 2:19-22). 


La primera, razón es – que es diferente en “propósito” en cuanto al “mensaje y la revelación” (II Pedro 1:19-21; Apocalipsis 22:18-19).

• Un punto de aclaración – podemos ver el don del profeta en el Nuevo Testamento en forma diferente (Hechos 13:1-3; 21:8-11). 


La segunda, razón es – que el don del profeta y el don de la profecía son dados en el cuerpo {iglesia} después de la ascensión de nuestro Señor Jesucristo; en el nuevo pacto (Romanos 12:6; I Corintios 12:38; Efesios 4:8-11). 


La tercera, razón es – que en el Nuevo Testamento los dones ministerial {el del profeta} llevan varios propósitos de: “perfección, edificación, y crecimiento” (Efesios 2:19-22; 4:8-11).  

¿Qué es el don del profeta? 


  • Un profeta es - una persona que habla en nombre de otra persona {o presta su boca a otro}. (Deuteronomio 18:18). 


  • El prefijo PRO - “delante”. Así que un profeta es - el que anticipa o que dice las cosas con antelación, y uno que hace brillar la palabra de otro delante de otros}.


  • Otra palabra hebrea para profeta es “Roéh o Choséh”, que significa “el vidente” – “el que ve lo que Dios le muestra en visiones o sueños”. 


  • El oficio del profeta en el Antiguo Testamento - cubrían las características de “Revelación, Instrucción, Proclamación, Consejo, Amonestación, Dirección, predicción y Juicio”. 


  • Es bueno señalar que el don del profeta del Antiguo Testamento - cambia su esfera con el profeta Juan el Bautista (Lucas 16:16). 

¿Qué significa la profecía? 


  • La profecía {profeteia} – Es una proclamación de lo que no puede ser conocido por medios naturales (Mateo 26:68). 


  • El don de la profecía es – una palabra sobre natural, en lenguaje conocido, no concebida por el intelecto o la razón humana, sino por la inspiración del Espíritu para edificar, exhortar, animar, consolar, fortalecer a la iglesia.  


  • En este sentido en la predicación contiene – dones de profecía, de enseñanza, de exhortación, y de presidir (Romanos 12:6-8); pero la predicación no es una profecía, aunque en el A.T. la predicación estaba incluida en la profecía. 


La profecía en Nuevo testamento hay que entenderla en sus dos áreas o esferas la de “inspiración y revelación”.                                 


La profecía de inspiración – esta es la que todo creyente puede profetizar (I Corintios 14:31), y su propósito es de edificar, exhortar, animar, consolar, y fortalecer a la iglesia (I Corintios 14:3).


La profecía de revelación – esta es la que le corresponde al ministerio del profeta que puede incluir exhortación, corrección, juicio y puede tener elemento de revelación de eventos futuros {que no tengan que ver con revelaciones nuevas y que contradicen la palabra de Dios} (Hechos 13:1-3; 21:8-11).


  • Un punto de aclaración: Cuando un creyente se sale de sus parámetros de profetizar de la palabra de profecía para edificación, exhortar, animar y consolar, y trata de moverse en la profecía de revelación puede causar daño.  

CONCLUSIÓN

 

  • Quiero concluir con el consejo de la palabra de Dios: I Juan 4:1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. 
  • Debemos examinar las profecías, sin menospreciarla I Corintios 14:29 - Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen. 
  • I Tesalonicenses 5:19-20 - No menospreciéis las profecías. Menospreciar algo es - condenarlo u odiarlo algo o alguien. Por otro lado, hemos sido tan temeroso de menospreciar la profecía que hemos sido negligentes en juzgarla. 
  • I Tesalonicenses 5:21-22 - Antes bien, examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal.